Comida para perro

ES
EU
Cargando Eventos

COMIDA PARA PERRO

Conjura los juegos, los juguetes y las fantasías de una niña para sugerir el horror del abuso en la infancia. Para susurrarlo al oído del espectador. Para que escuche lo que a menudo procuramos eludir en nuestras vidas cotidiana. Y lo hace con una sonrisa, con un encogimiento de hombros y sin exposiciones dramáticas.

Después de la pieza habrá una charla coloquio.

Actriz e idea original:

Enriqueta Vega García.

Dirección:

Pako Revueltas Tobio.

Dramaturgia:

Ángel Mirou.

Iluminación:

Amaya Yurrebaso.

Ojo externo:

Na Gomes.

Residencia artística:

La Fundición Aretoa.

Vestuario y escenografía:

Enriqueta.

Fotografía de portada:

Luque Tagua.

Gracias a Carmen Escudero García, Directora de la asociación GARAITZA, que me abrió sus puertas y me ha ayudado a entender. Regalándome su tiempo, sus conocimientos y su ilusión, para que yo pudiera realizar este trabajo. También a todo su equipo, que con su trabajo hacen que el mundo sea un poco mejor.
Y a la Fundición Aretoa, por acogernos siempre.

Es un mundo extraño, realmente extraño. Donde los niños no crecen, están fríos, congelados… no saben quienes son. Su mundo es un mundo extraño lleno de mentiras. La mentira es el pan de cada día. Tienen los ojos cerrados pues no los quieren abrir. Si lo hicieran se caerían al fondo de un pozo y con ellos la casa hundida detrás. De esta manera soportan todo el peso del hogar. Con sus ojitos cerrados piden pan y agua para no morir, pero si pudieran morir, lo harían todo el rato.
Sus cuerpitos han crecido pero ellos no. Son pequeños, perdidos en un túnel oscuro.
Cállate niño, cállate ya, que viene el coco y te comerá.

Sobre la obra:

COMIDA PARA PERRO es un viaje de 50 minutos al corazón de una tormenta. Una de esas tormentas que arrancan tejados y hacen volar tresillos y colchones. De las que se recuerdan toda una vida.
Es una evocación de la infancia, donde la nostalgia esta contaminada por el horror. Conjura los juegos y los juguetes y las fantasías de una niña para sugerir ese horror. Para susurrarlo al oído del espectador. Para que escuche lo que a menudo procuramos eludir en nuestras vidas cotidianas. Y lo hace con una sonrisa. Y con un encogimiento de hombros. Como hacen l@s niñ@s a veces cuando revelan algo intimo y delicado al adulto que los observa.
En esta pieza no hay gritos ni desgarros ni explosiones dramáticas, pero si hay mucho dolor. Como en todos los hogares arrasados por la tormenta del abuso sexual a menores.

Viernes 08, Diciembre 20:00
DISPONIBLES
RESERVAR
Sabado 09, Diciembre 20:00
DISPONIBLES
RESERVAR
Domingo 10, Diciembre 19:00
DISPONIBLES
RESERVAR

Enviar